El fenómeno GoPro contagia su éxito a todos los implicados en su expansión, como la


empresa española KPSport, cuyo fundador y gerente vio la oportunidad de negocio cuando conoció esta minicámara en 2007 y
decidió importarla a nuestro país.